Hello our valued visitor, We present you the best web solutions and high quality graphic designs with a lot of features. just login to your account and enjoy ...

Convocan protestas en la semana de las elecciones generales ante la falta de avances en su exigencia de imponer una antelación mínima para pedir un servicio de Uber o Cabify.

Los taxistas de la Costa del Sol vuelven a alzar la voz en su batalla por una mayor regulación de la actividad de los vehículos de arrendamiento con conductor (VTC).

Y las miras apuntan a la Consejería de Fomento en vista de que las conversaciones iniciadas en enero (una semana después de que la consejera Marifrán Carazo tomara posesión) para limitar el negocio de Uber y Cabify en Andalucía no acaban de fructificar en un acuerdo.

De momento, la Confederación del Taxi de la Costa del Sol se va a sumar a las concentraciones de protesta convocadas para el próximo 8 de noviembre por la Federación Andaluza de Autónomos del Taxi (FAAT) en las ocho capitales de provincia además de Marbella y las localidades gaditanas de Jerez y Algeciras. Además, de forma paralela, en el gremio se están organizando tres marchas (el 4 de noviembre en Sevilla, el 6 en Málaga y el 8 en Córdoba) para presionar a Fomento y volver a poner sus reivindicaciones en la agenda política en vísperas de las elecciones generales del próximo día 10. Unas movilizaciones que han causado «sorpresa» en Fomento tanto porque, a su juicio, «se mantiene abierto el diálogo y se han alcanzado importantes acuerdos desde el inicio de la negociación» como por su coincidencia con la campaña electoral.

Sobre la mesa, el principal punto de fricción está en la exigencia de los taxistas de que se obligue a estas compañías a que sus servicios tengan que ser precontratados con una antelación mínima de 15 minutos al igual que se ha hecho en otras comunidades como Cataluña, Valencia, Aragón, Baleares y País Vasco. Sin embargo, en la Dirección General de Movilidad no están por la labor de establecer un intervalo temporal para garantizar esa precontratación obligatoria (estos coches sólo pueden prestar servicio bajo contratación previa, a diferencia del taxi que puede captar clientes en la vía pública) al considerar que es «difícilmente controlable» y, sobre todo, ante la falta de garantías jurídicas de esta medida sobre la que ya se han pronunciado en contra las Agencias de la Competencia.

La Junta insiste en el diálogo para garantizar el equilibrio entre taxis y VTC

Como alternativa, en el borrador de decreto elaborado por Fomento el pasado mes de marzo para intentar buscar un equilibrio entre ambos sectores se plantea la creación de estaciones de VTC en los perímetros de las ciudades en las que deberán permanecer cuando no estén prestando servicio o la obligatoriedad de regresar a su base en lugar de estar circulando a la espera de que desde la aplicación les salte una carrera.

Las estaciones de VTC no convencen

Una propuesta que no contenta ni a unos ni a otros. Los taxistas lo consideran «inasumible» al entender que supone una «legalización de las paradas clandestinas», mientras la patronal de los VTC (Unauto) alega que estas estaciones que en Málaga se habilitarían en sendas explanadas del Martín Carpena, El Cónsul, Limonar Alto y Ciudad Jardín implica la instauración de «barreras» al ejercicio de su actividad y recuerdan que el Tribunal Supremo anuló en 2012 el artículo del Reglamento de Ordenación de los Transportes Terrestres que obligaba a los coches concertados a regresar a su base tras cada servicio.

En este sentido, el director general de Movilidad, Mario Muñoz Atanet, asegura que «se seguirá trabajando para pulir el único punto del borrador de propuestas que aún no se ha consensuado, el de las estaciones de VTC». Además, en Fomento insisten en pedir una normativa estatal que aclara la situación en todo el país.

En la provincia ya hay 1.566 autorizaciones de vehículos de arrendamiento con conductor

En lo que sí que están de acuerdo los taxistas en el resto de medidas planteadas por Fomento para modernizar su actividad mediante el establecimiento de un precio cerrado a los clientes que contraten sus servicios vía telemática (igual que ocurre con Uber y Cabify) y la posibilidad de compartir taxi mediante un cambio legal que permita cobrar por plaza en cada viaje solicitado también por una 'app'. Además, se vuelve a poner sobre la mesa la creación de áreas de prestación conjunta entre varios municipios con idénticas tarifas.

De momento, este borrador es la única novedad en Andalucía desde el decreto que el Gobierno central aprobó en septiembre de 2018 y que hace justo un año fue convalidado por el Congreso para habilitar a las comunidades autónomas y a los ayuntamientos a regular la actividad de los VTC, que en Málaga suman ya 1.556 autorizaciones frente a las 2.733 licencias de taxi. Unas cifras que no hacen más que reforzar el papel de Málaga como la provincia española con mayor competencia entre ambos sectores con un VTC por cada 1,7 taxis.

Fuente: Diario Sur